Slax: un Linux en tu bolsillo

Slax es una distro de Linux portable, enfocada a poder instalarse y llevarse cómodamente a todas partes (y a cualquier ordenador) en un USB. Me parece útil, por ejemplo, para usuarios de Windows que quieran trastear en un sistema Linux sin tener que tocar su disco duro.

slax01-21112018.png

La instalación en un USB es bastante sencilla. Hay que descargar la ISO desde la web de Slax y quemarla o tostarla (bien en el propio USB de destino si os es posible o bien en un CD o DVD previo para, después, copiar la carpeta /slax/ tal cual en el USB).

A continuación hay que ejecutar un archivo en el USB en el que hemos copiado nuestro Slax: en la carpeta /slax/boot/ hay que ejecutar el fichero bootinst.bat.

Con esto ya tenemos nuestro Slax listo. Pero es conveniente hacer que los cambios sean persistentes. Que podamos conservar los cambios que hagamos en nuestro Slax de una sesión a otra. De no hacerlo, tendríamos que configurar cosas como el idioma del teclado o la configuración de red en cada una de las sesiones que iniciemos. Suponiendo que vuestro USB esté formateado en fat, tendremos que crear una carpeta en nuestro directorio principal /slax/ llamada /changes/. En esa carpeta, /slax/changes/ el sistema guardará registro de los cambios que vayamos haciendo1.

Bueno, ya podemos ejecutar nuestro Slax. Sólo es necesario conseguir que nuestro ordenador arranque desde el USB en lugar de desde el disco duro. Eso depende de la configuración de la BIOS de vuestro equipo. Si no está configurada por defecto para arrancar en primer lugar desde un USB si se encuentra, podéis configurarla vosotros con ese comportamiento (no lo explico aquí pero podéis encontrar información en Internet sobre el modo de hacerlo, es muy simple). Una vez iniciado, nuestro escritorio tendrá este agradable y limpio aspecto:

slax02-21112018.png

¿No es mono y mínimal? Slax viene equipado con una serie de aplicaciones básicas (un editor de texto plano, un navegador, un gestor de archivos...).

slax03-21112018.png

Y hasta aquí. Ya tenéis vuestro Linux de bolsillo listo para llevar a cualquier parte.


  1. Al parecer ya no es necesario crear la carpeta /changes/. Era un bug corregido en la versión 9.6.3 y debería apareceros ya generada dentro de la carpeta raíz. ↩︎